4. Cómo funciona un test rápido para COVID-19

Jun 18, 2020 | COVID-19, Podcast

Versión Podcast. ¿Quieres escucharlo?

Podcast-Cap 4: Cómo funciona un test rápido para COVID-19 (5:36)

por José Antonio López Moreno | pbglab-UCM

¿Cómo funciona un test rápido para COVID-19?

Se marca el virus con oro coloidal y los anticuerpos humanos se unen al virus. Estos se acumularán en una línea en las que hay anticuerpos animales que van contra los anticuerpos humanos.

Para comprender cómo funciona un test rápido antes tenemos que haber leído cuáles son los componentes que integran un test rápido (ver aquí). Básicamente, el modo de funcionar es por el movimiento de un líquido a través de varias membranas o almohadillas. Por eso, estos test se llaman de flujo lateral, es decir, que un líquido se mueve de un punto a otro a través de una membrana. También se llaman test inmunocromatográficos. Esto quiere decir, que se usan anticuerpos, de ahí la parte “inmuno” y que se usan unos colorantes, de ahí la parte “croma”, de color. El modo de funcionamiento es muy sencillo y elegante. En primer lugar, se tiene que depositar la muestra del paciente, en este caso una gota de sangre tomada de un dedo, en la almohadilla de la muestra. Se suele añadir otra gota de líquido que viene con el test para aumentar el flujo y que permita correr la muestra del paciente con más eficacia por el test. La muestra líquida se va a desplazar y va a encontrarse con la almohadilla del conjugado, por lo que va a arrastrar todo lo que hay en esa almohadilla. Se puede observar que al principio la almohadilla del conjugado tiene ese color morado característico, pero cuando pasa el flujo líquido de la muestra arrastra todo el color quedándose como era originalmente, de color blanco. Es como si fuera una “ola” de flujo que arrastrara todos los compuestos que se habían depositado en la almohadilla del conjugado hacia la membrana de nitrocelulosa. El flujo de líquido morado alcanza la membrana de nitrocelulosa donde están depositados, en dos líneas distintas, los anticuerpos animales contra los anticuerpos humanos Inmunoglobulina M e inmunoglobulina G. Son las llamadas líneas del test. La tercera, está formada por anticuerpos animales contra anticuerpos de conejo. Esta tercera línea es la llamada línea de control. Si el paciente ha desarrollado anticuerpos de inmunoglobulinas de tipo M o G, contra el virus SARS-CoV-2, se quedarán unidos en estas líneas de test y podrán verse como líneas de color morado. En cualquier caso, siempre se tiene que ver tercera línea de color morado, la línea control, porque indica que la muestra se ha desplazado correctamente desde el inicio de la membrana de nitrocelulosa hasta el final de la misma. Por último, todo el flujo morado desaparecerá absorbido por la almohadilla de absorción. Los principales resultados que se pueden obtener son los siguientes. Si el paciente tiene anticuerpos de tipo inmunoglobulina M (llamado IgM), entonces estos anticuerpos se unirán a la versión del virus que está puesta en la almohadilla de conjugación con oro coloidal. De este modo ya se puede hacer visible la presencia del anticuerpo IgM. Se ha unido el anticuerpo IgM del paciente con el virus marcado con oro coloidal. Cuando llegue a la línea de la membrana de nitrocelulosa donde hemos puesto el anticuerpo animal contra el anticuerpo humano IgM entonces lo detendrá y se marcará una línea de color morado. Esta línea de color morado se forma en definitiva porque se acumulan los anticuerpos IgM del paciente que se han unido al virus con oro coloidal. Es decir, que cada línea está formada por cientos de moléculas marcadas con oro coloidal, que dan ese color morado oscuro. Si el paciente tiene anticuerpos de tipo inmunoglobulina G, IgG, pasará lo mismo. Estos se unirán a la versión del virus marcado con oro coloidal que se encuentra en la almohadilla del conjugado y se retendrán en la línea de anticuerpos animales contra los anticuerpos humanos IgG. Si el paciente tiene ambos anticuerpos, IgM e IgG, entonces se unirán al virus marcado con oro coloidal y serán retenidos en sus respectivas líneas que van contra esos dos anticuerpos. Por último, si una persona no ha sido infectada por el virus SARS-CoV-2, entonces no tendrá anticuerpos de ningún tipo por lo que no se podrá unir al virus marcado con oro coloidal. No hay nada que unir. No es posible la unión anticuerpo-virus porque no hay anticuerpos. En este caso la muestra del paciente junto con el oro coloidal correrá a través de la membrana de nitrocelulosa y no se detendrá en las líneas en las que estaban los anticuerpos animales contra los anticuerpos humanos IgM e IgG. En la persona que no ha sido infectada solo se marcará la línea control, es decir, la línea donde se retiene el anticuerpo de conejo marcado con oro coloidal. Esta línea es fundamental que aparezca en cualquier caso, sea un caso positivo para IgM, IgG o que sea positivo para ambos anticuerpos. Que se marque la línea control garantiza que todo el proceso ha salido correctamente, que la muestra del paciente ha pasado por todas las fases del test, desde el principio hasta el final. Si no aparece la línea control entonces en ningún caso el test es válido. No importa si han aparecido las líneas de IgM o IgG, si no ha aparecido la línea control, entonces el test no es válido y debería repetirse. 

Si no hay anticuerpos entonces no se unirán al virus marcado con oro coloidal. Entonces es un caso negativo. Solo se marcará la línea control.

Nuestros tests de detección de COVID-19

Disponemos de pruebas rápidas y tests por ELISA para detectar la infección por COVID-19 (Sars-CoV-12).